10 consejos para ahorrar agua en el jardín

,


Con el ahorro de agua en tu jardín conseguirás reducir tu factura de agua y ahorrarás un recurso natural cada vez más escaso.

Plantar un jardín tolerante a la sequía es una manera de apagar el grifo en tu jardín. Aquí tienes 10 consejos para ahorrar agua mientras mantienes tu jardín lleno de vida. ¡Vamos a verlos!

1. Elige plantas nativas

Las plantas nativas han tenido siglos para ajustarse a las lluvias, el suelo y el clima normales de la zona. Una vez establecidas, requieren poco o nada de riego. Comienza tu investigación sobre plantas nativas de tu zona.

Puedes preguntar en viveros o tiendas de jardinerías de tu localidad. Ellos te sabrán indicar cuales son las mejores plantas para el clima en el que vives.

2. No agrandes las plantas

Cuanto más grande sea la planta, más agua necesitará. Así que no plantes arbustos programados genéticamente para crecer más de lo que necesitan. Antes de comprar, pregunta cómo crecerán los arbustos altos y anchos maduros.

Además, no es aconsejable amontonar las plantas. Sigue las instrucciones de plantación de la etiqueta o los consejos del vendedor. Menos plantas requieren menos agua. Y la flora que parece escasa al principio llenará el área en unas pocas estaciones.

3. Amontona el mantillo

El mantillo alrededor de las plantas es una buena manera de reducir la pérdida de agua. El mantillo también reduce las malezas que roban agua.

Los mantillos naturales incluyen abono, astillas de corteza y agujas de pino. Ahorra dinero esparciendo tus recortes de césped y hojas molidas en jardines de flores y verduras. Estos mantillos orgánicos se descomponen gradualmente y agregan nutrientes al suelo.

El material inorgánico, como el papel de jardinería, las rocas y los guijarros, son una opción más permanente, aunque pueden calentarse demasiado en algunos climas.

4. Haz que los caminos sean porosos

Los senderos de jardín hechos de material poroso permiten que el agua de lluvia se filtre en el suelo y alimente las raíces de las plantas.

Usa grava, guijarros, adoquines de cemento sin mortero o ladrillos espaciados. Ten cuidado, sin embargo, de que las malas hierbas crezcan entre los materiales de pavimentación. Para mantener la maleza baja, alinea la caminata con papel de jardinería (o incluso con papel de periódico) antes de amontonar el material poroso.

5. Cuidado con el césped

Un césped verde necesita enormes cantidades de agua para mantenerse correctamente. Puede ahorrar agua plantando variedades resistentes a la sequía.

Una buena práctica es mantener el césped largo para sombrear las raíces y retardar la evaporación. Corta con menos frecuencia y cuando lo hagas eleva la altura de la hoja de tu cortacésped.

6. Junta las plantas sedientas

Para ahorrar agua, agrupa las plantas en zonas de riego.

  • Coloca las plantas más sedientas cerca de la casa donde puedan beber el agua de lluvia que cae por lo canalones.
  • Más lejos, haz una zona de transición para las plantas que necesitan riego suplementario por goteo.
  • Más lejos todavía es una zona natural para las plantas nativas que pueden sobrevivir sólo con la lluvia.

7. Planta y riega cuando haga fresco

Las plantas nuevas y los trasplantes necesitan mucha menos agua si las pones en el suelo a principios del otoño o a principios de la primavera, cuando está más fresco. Para el verano, habrán establecido un sistema radicular profundo y saludable que necesita menos riego.

Riega en el fresco de la mañana, cuando perderá menos agua por evaporación que en el calor del día. Evita el riego al atardecer, ya que el follaje húmedo durante la noche fomenta el crecimiento de hongos y moho.

8. Construye una berma

Los árboles y arbustos necesitan agua adicional durante sus primeros años para ayudar a que las raíces se afiancen. Una manera eficaz de mantener las raíces húmedas es amontonar varios centímetros de tierra en una berma en forma circular. Haz que la berma sea del ancho del árbol, incluyendo las ramas.

Use una manguera o un cubo para llenar la presa circular hasta el tope. El agua se absorberá lentamente en lugar de salir corriendo.

También puedes utilizar una bolsa de riego por goteo. Parece un tubo de flotación de plástico y libera agua lentamente durante varias horas.

9. Sigue al sol

Antes de plantar, párate a pensar cómo y durante cuánto tiempo el sol baña tu jardín. Determina los patrones de sombra y sol.

Use plantas de tierra en áreas soleadas, y use plantas que requieran más agua en áreas sombreadas donde la evaporación es más lenta.

10. Crea la ilusión de agua

Una buena manera de conservar el agua en el jardín es capturar el agua de lluvia de tu tejado en un barril de drenaje.

Todo lo que necesitas es un sistema de captura (canalones para el tejado y bajantes), un sistema de almacenamiento (barriles de gran capacidad) y un sistema de entrega (manguera de jardín).

Además, utiliza el agua de lluvia para llenar los depósitos de agua. Usa una bomba de recirculación para mantener el agua fluyendo; reemplaza la evaporación con tu suministro de barril de lluvia.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Aplicabas ya alguno? ¡Si tienes alguno más no dudes en dejarlo en los comentarios!

Anterior

Cómo mantener la casa fresca sin aire acondicionado

Cómo hacer que los niños ahorren energía

Siguiente

Deja un comentario