Cómo mantener la casa fresca sin aire acondicionado


Para tener una casa fresca y agradable en verano no es necesario instalar un equipo de aire acondicionado. Tienes una variedad de opciones para dejar el calor fuera de la casa y poder relajarte a una temperatura estable.

Estos consejos te ayudarán a mantener tu casa fresca sin aire acondicionado, lo que te ahorrará energía y evitará las guerras por la temperatura del aire acondicionado con tu familia.

Bloquea el sol

Cuando la luz del sol entra por las ventanas de tu casa se convierte en calor. Conseguirás que tu casa esté más fresca si mantienes la luz solar fuera. Para conseguirlo tienes los siguientes consejos:

  • Cerrar las cortinas: Forrarlas con tela de color claro que refleje el sol y cerrarlas durante las horas más calurosas del día ayudará a reflejar la luz solar y evitar que entre en la vivienda.
  • Añadir toldos: Instálalos en ventanas con orientación sur y oeste para reducir considerablemente el calor producido por la luz solar. Cuando el sol incida en la ventana solo tendrás que bajar el toldo.
  • Instalar contraventanas: Las contraventanas exteriores no sólo reducen la ganancia y pérdida de calor por luz solar, sino que también añaden seguridad y protección contra el mal tiempo. Las persianas interiores con lamas ajustables permiten controlar la cantidad de sol que entra, por lo que son una solución perfecta.
  • Aplicar película para ventanas de alta reflectividad: Instala películas para ventanas que ahorren energía en las ventanas que dan al este y al oeste, las cuales lo mantendrán fresco en el verano, pero dejarán entrar el sol caliente en el invierno. Las películas similares a los espejos son más efectivas que las películas transparentes en color.

Abre las ventanas

Asegúrate de abrir las ventanas cuando la temperatura exterior sea más baja que la interior. El aire frío ayuda a bajar las temperaturas de todo (paredes, pisos, muebles…) que absorberán el calor a medida que suben las temperaturas, ayudando a que el aire interior se enfríe por más tiempo.

Para crear una ventilación cruzada, abre las ventanas en los lados opuestos de la casa. Una buena ventilación ayuda a previene el moho y renovará el aire de forma más efectiva.

Utiliza los ventiladores

Los ventiladores son mucho más baratos que un equipo de aire acondicionado y su consumo es significativamente menor. Toma nota de las opciones que tienes:

  • Ventiladores portátiles: Por la noche, coloca ventiladores en ventanas abiertas para mover el aire fresco por el interior de la vivienda. Durante el día, coloca los ventiladores donde sientas la brisa (el aire en movimiento evapora la transpiración y baja la temperatura corporal). Para obtener un enfriamiento extra, coloca vasos o tazones de agua helada frente a los ventiladores, que enfriarán el aire en movimiento.
  • Ventiladores de techo: Para obtener el máximo efecto de enfriamiento, asegúrate de que los ventiladores de techo giran en la dirección que empuja el aire hacia abajo en lugar de aspirarlo hacia arriba.
  • Ventiladores para toda la casa: Un ventilador de toda la casa expulsa el aire caliente del interior a través de las rejillas de ventilación del techo. Asegúrate de que tus ventanas estén abiertas cuando hagas funcionar un ventilador de toda la casa.

Dispositivos de apagado

Ahorrarás dinero y reducirás la producción de calor al apagar los aparatos que no utilizas, en particular tu ordenador y tu televisor. Es más fácil apagar varios electrodomésticos si los conectas a la misma regleta.

No utilices aparatos que generen calor y vapor (estufas, hornos, lavadoras, secadoras) durante las horas más calurosas del día. De hecho, aprovecha el calor secando la ropa fuera de la casa.

Planta árboles y enredaderas

Estos refrigeradores verdes de la casa mantienen la luz del sol fuera de las ventanas. Debes plantarlas en las paredes orientadas hacia el sur y el oeste, donde el sol es más fuerte.

Los árboles de hoja caduca, que se abren en primavera y caen las hojas en otoño, son mejores porque proporcionan sombra en verano y dejan pasar la luz en invierno. Selecciona árboles que sean nativos de tu área, los cuales tendrán una mejor probabilidad de sobrevivir. Al plantar, fíjate en la altura, el ancho del dosel y la extensión de las raíces del árbol maduro.

Pon en práctica todos estos consejos para mantener la casa fresca sin aire acondicionado la siguiente época en la que suban las temperaturas de tu región. Seguro que luego lo agradecerás al ver el recibo de la luz.

Anterior

Cómo ahorrar en el uso de los electrodomésticos de la cocina

10 consejos para ahorrar agua en el jardín

Siguiente

Deja un comentario