Aprende a aislar las ventanas de tu casa adecuadamente


El coste de mantener la casa caliente es de los gastos más altos que tenemos durante el año. Ya sea mediante calefacción eléctrica o de gas, mantener una temperatura supondrá una parte del sueldo.

Por eso cualquier ayuda es bienvenida. Son varios los factores que influyen en la eficiencia de nuestra calefacción (o refrigeración), pero desde luego las ventanas es un punto importante. Aprende a aislar las ventanas de tu casa para minimizar la inversión que realizas en este punto.

Aislar las ventanas para evitar fugas de aire

Las ventanas son uno de los elementos que componen la estructura del hogar por la que existe la mayor fuga de calor interno. Por ello, es importante saber prepararlas, ya sea mediante persianas, cortinas o diversas técnicas de aislamiento, para prevenir que un mal aislamiento afecte al clima del hogar que queremos mantener.

Las ventanas de doble vidrio (las que poseen dos capas de vidrio con una mínima aislación de aire entre medio) permiten un ahorro que puede ascender hasta al 50% de la calefacción. Si bien su coste inicial es mayor al de las ventanas de vidrio simple, se trata de un dinero que recuperarás rápidamente y que servirá por muchos años por venir.

Pero claro, no siempre tenemos un presupuesto disponible como para cambiar toda la carpintería del hogar. Es allí cuando tenemos que tirar de imaginación, poniendo en práctica técnicas y consejos de ahorro para lograr un adecuado aislamiento de nuestro hogar.

Consejos para reparar filtraciones de aire

Hay dos puntos a tratar para aislar las ventanas: las juntas de la carpintería y el cristal. También recuerda que si tienes persianas enrollables su caja de contención también debe ser aislada.

Para tratar las juntas de la carpintería debes asegurarte de evitar las filtraciones de aire. Para ello coloca burletes de goma, caucho o espuma de goma, cubriendo así todos los hilos y espacios que pudiera haber.

También podemos colocar bolsas de tela rellenas de vellón, de retazos de tela o hasta de arena, para cubrir posibles zonas de fuga de aire.

El vidrio o cristal simple es muy buen transmisor de la temperatura. Por ello, debemos aislarlo ya sea con cortinas (de tela, de madera, de papel) o con elementos decorativos, tales como vinilos decorativos con diseños, o bien vinilo incoloro en toda la superficie, que aportarán un poco de aislación al vidrio.

Recorre el perímetro de cada cristal para verificar que no haya espacios abiertos. Si encuentras alguno puedes rellenarlos con silicona transparente, fijándote que entra bien en el hueco para taparlo. Así evitarás esas fugas en los posibles espacios entre el cristal y el marco.

Cuidado con la caja de la persiana

La caja donde se guarda la cortina enrollable puede ser también aislada. Para ello necesitarás aislante específico para estos cajetines. Los venden en las tiendas online y aunque es un poco engorroso de colocar después no tendrás que preocuparte por él y aislará durante años.

Anterior

Cómo decorar utilizando escaleras de madera

Cómo limpiar la ducha de tu casa

Siguiente

Deja un comentario