Cómo limpiar y desinfectar el estropajo


Saber cómo limpiar una estropajo puede eliminar los malos olores de la cocina y proteger la salud de su familia.

Al igual que un trapo usado de cocina, las esponjas sucias son el caldo de cultivo ideal para ciertos organismos, incluyendo el moho y las bacterias. Sorprendentemente, también tienden a adquirir contaminantes fecales, incluyendo e. Coli , probablemente de manos de personas.

Si no se limpia adecuadamente, una esponja de cocina puede transferir estos contaminantes a tus encimeras, electrodomésticos y superficies donde preparas alimentos.Y desde allí, se dirigen a tu comida.

Lo que no debes hacer para limpiar el estropajo

Hay una serie de «hacks domésticos» que sugieren formas de limpiar un estropajo: rociarla con peróxido de hidrógeno, remojarla en agua de lejía, rociarla con zumo de limón… Desafortunadamente, no funcionan.

Estos métodos todavía dejan una buena parte de las bacterias vivas y en buen estado en el estropajo. Eso es suficiente para causar enfermedades graves transmitidas por los alimentos.

Cómo desinfectar una esponja de cocina

Entonces, ¿cómo debes hacerlo?

Usa calor para limpiarlo

1. Pon el estropajo en el microondas: El microondas mata prácticamente la totalidad de las bacterias presentes. Poner la esponja de la cocina en el microondas o calentarla a una temperatura muy alta (como hervirla en agua), hace que los patógenos nacidos de la comida «literalmente estallen», matándolos completamente.

Cómo hacerlo: Enjuaga bien tu esponja y luego coloca la esponja húmeda en el microondas de 1 a 2 minutos. Deja que la esponja permanezca en el microondas hasta que se enfríe lo suficiente como para poder manipularla, luego exprime el agua restante y deja que se seque al aire. Una vez hecho esto, es el momento perfecto para limpiar el microondas.

Importante: si tu estropajo tiene fibras metálicas descarta de inmediato este método. No se puede meter nada metálico en el microondas, por lo que debes utilizar el siguiente consejo.

2. Pase la esponja por el lavavajillas: Este segundo método también elimina la práctica totalidad de las bacterias.

Cómo hacerlo: Retira las partículas de comida, enjuaga y exprime la esponja, luego colócala en el estante superior de la máquina. Pasa el lavavajillas por un ciclo completo de lavado y secado. (El secado al aire no mata suficientes bacterias para que la esponja sea considerada segura.) Haz esto cada vez que laves los platos, o al menos una vez al día.

El microondas o un ciclo de lavaplatos también mata más el moho en las esponjas que el remojo en agua de lejía, jugo de limón, o simplemente dejarlos sin tratar, así que haz de esto parte de tu rutina diaria de limpieza.

Reemplaza tus estropajos regularmente

Incluso con la limpieza diaria, debes reemplazar tu estropajo por uno nuevo cada dos o tres semanas. Eso no significa que tengsa que tirar el viejo estropajo a la basura: límpialo bien, déjelo secar completamente y luego intenta uno de los usos creativos que se indican a continuación.

¿Qué hacer con las esponjas viejas?

  • Haz una bolsa de hielo: Remoja la esponja en una mezcla 50-50 de alcohol de frotamiento y agua y luego deslízala en una bolsa de plástico que se pueda volver a cerrar. Pon todo en el congelador para usarlo como bolsa de hielo para golpes y moratones. Como la solución alcohólica no se congela por completo, la esponja se sentirá cómoda y fresca contra la zona de tu cuerpo en la que hayas recibido el golpe.
  • Manten las plantas húmedas: Pon las esponjas viejas de cocina en el fondo de las macetas antes de agregar tierra y plantar. La esponja retendrá la humedad cuando riegues tus plantas y la liberará a sus raíces según sea necesario.
  • Lustra tus zapatos: Sumerge una esquina de la esponja en betún para zapatos y límpialos.
  • Acolcha tu paragüero: Coloca una o dos esponjas viejas en el fondo del paragüero para absorber las gotas de lluvia de los paraguas recién usados.
  • Controlar las plagas: Limpa una esponja vieja de cocina con aceite esencial de menta y luego ponla cerca de las puertas exteriores, o colócala en agujeros en las paredes para disuadir a las hormigas, ratones y arañas.
  • Repele los mosquitos: Remoja una esponja en un poco de aerosol casero contra mosquitos y limpia los muebles del patio, luego deja la esponja cerca para continuar desalentando a los mosquitos mientras disfrutas de la naturaleza.

Como has podido ver no te llevará mucho esfuerzo mantener tus estropajos desinfectados. Además, si sigues las recomendaciones del recambio de estropajos, podrás usar muchos de ellos en lugar de tirarlos a la basura.

En la cocina debemos extremar la limpieza ya que en ella manipulamos todos los alimentos que nos llevamos a la boca.

Anterior

Cómo eliminar las hormigas de tu hogar

5 métodos fáciles de proteger tu casa sin un sistema de seguridad

Siguiente

Deja un comentario